Budapest I. Baños termales

Aunque solo estés de paso en Budapest no debes saltarte una visita a los baños termales. Son una experiencia única que bien vale un par de horas de tu tiempo. Nosotros visitamos el más antiguo de la capitál. Szechenyi, cuya construcción data de principios del siglo pasado. Impresiona un poco tanta escultura clásica y tanta columna de mármol. Llama mucho la atención su enorme piscina al aire libre, abierta durante todo el año, y ver a esos señores de enormes bigotes jugar al ajedrez dentro de la piscina como si el tiempo no importara. Claro que si estás a remojo a 38ºC el tiempo te da igual. El precio de la entrada es de unos 2500 forints (Unos 9€) y te devuelven dinero si permaneces en el interior menos de dos horas.

Szechenyi es relativamente fácil de encontrar. Está en la penúltima parada de metro, linea amarilla. Vale la pena visitar el parque cercano. En verano puedes pasear en barca por el lago, y en invierno patinar sobre hielo 🙂

Un consejo gratis. Salir al exterior camino de dicha piscina, vistiendo solamente un traje de baño, se convierte en todo un desafío cuando la temperatura es de 2ºC. Aunque la distancia sea de unos diez metros. Con lo que es muy recomendable llevar traje de baño, albornoz y zapatillas. Yo no llevaba, y allí solo alquilan bañadores. Ya te imaginarás lo que me pude reír ;P
Próxima parada: La zona del Parlamento y alrededores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.