Compañeros

No me malinterpreteis, tengo mucha suerte. Trabajo en un buen sitio, mi jefe es un tipo bastante decente y mis compañeros valen su peso en uranio enriquecido. Pero, es que a veces, podria taparle el hocico con cinta americana a alguno. No les ha pasado alguna vez que, despues de intentar explicar a un señor algo obtuso un procedimiento relativamente sencillo, como abrir una puerta, o entrar a un garage, aparece un compañero tuyo, que evalua la situacion en 0.5 segundos, y luego mira a ese señor y le dice «Tranquilo, que yo le enseño» Juro por Bart Simpson que ocurrió así. Y luego pasa lo que pasa. El cliente pasa de preguntarte nada, porque no sabes, y el compañero espera que le des las gracias por sacarte del embolao. Suerte que lo hizo sin querer (dos veces!!!), que si llega a querer me lo meriendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.