Conclusión del Swapetines 2016

Cada año celebro una nueva edición del Swapetines con la sana intención de que comience en Enero y termine en Abril, o como muy tarde en Mayo. Y a veces se cumple, pero no siempre. Muchas veces el retraso se debe a problemas con correos, retrasos en el envío, la Aduana canaria, etc. Este año el motivo no ha sido otro que el de que una de las participantes ha desaparecido sin dejar rastro despues de recibir sus calcetines, y dejando los suyos sin enviar.

Esto ya había pasado, al menos dos veces en los nueve años de este
intercambio. En ediciones anteriores la participante en cuestión ha
reaparecido, disculpándose por no hacer el envío y jurando
propósitos de enmienda, que al final se quedaban en poco más que un
gasto considerable de saliva. Este año ha sido diferente. La participante en cuestión se llama Eli Patel. Supimos
de ella por última vez a primeros de Mayo. No
contesta a correos ni a comentarios en su blog, y ha eliminado su perfil
de Instagram. Si alguien la conoce y puede dar más detalles que lo diga, porque sinceramente creo que le ha podido
pasar algo grave.

Como ya imaginarán, e independientemente de lo que le haya podido pasar a esta persona, lo cierto es que una participante del Swapetines se quedó sin recibir sus calcetines. Pero nadie se queda atrás, o al menos se intenta que así sea, porque hay un grupo de personas que hace guardia y se prepara para tejer un par extra para quien lo necesite, y preparar un paquete de acompañantes a la altura del reto.

Este año la Swapetina abandonada fue Jennifer, y el comando swapetinero estaba compuesto por Kuku, Sig, Greta, Albis, Sonia y una servidora. Entre todas preparamos un pequeño detalle que esperabamos gustara a Jen, que ya no esperaba nada más este año y se planteaba seriamente si repetir intercambio el próximo. Hubo muchas llamadas, problemas con el servicio de mensajería, y hasta un grupo de chat con nombre de película de Tom Hanks en el que coordinamos todo aquello de aquella manera.

(c) Albis

Éste sábado Greta, Albis y su pequeño vikingo entregaron el paquete a su destinataria en nombre de todas. Hubo fotos, un video precioso y muchas risas, especialmente porque la pobre Jen no tenía ni idea de la que se le venía encima. Pero dejaré que sea ella quien lo cuente, cuando ella quiera.

Con esta foto doy por finalizado el intercambio de este año, con la tranquilidad de saber que todo está como debe, planeando cambios para el próximo, y dandoles mis más sentidas gracias a mi comando swapetinero porque sin su ayuda nada de  ésto habría sido posible. Os quiero chicas 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.