¿Es que no se puede?

Es una frase que escucho a menudo en el curro. Unas veces más que otras, siempre bajo un contexto incomodo, por no decir absurdo. Hay que tener especial cuidado a como se responde, el cliente que te plantea tal cuestión, por lo general, ha sido pillado en falta, y lo sabe, luego no está de buen humor, así que se debe intentar no alterarle mas de lo que ya está, en la medida de lo posible. A veces se consigue con exito, pero por lo general no. Citando a cierta figura publica…

Mire usted:

No, sus acompañantes no pueden pernoctar con usted, ya se que solo son dos, pero usted solo ha pagado por una habitación individual.

No, sus visitantes no pueden desayunar gratis en el hotel, deberán abonarlo previamente.

No señor, no puede usted orinar en las macetas del hall. Hay un cuarto de baño tan solo dos metros a su izquierda.

No señor, no puede usted desayunar, y luego, aprovechando un descuido del camarero, rellenar su mochila con el contenido del bufé. Eso es robar.

Si señor, tenemos pruebas de ello. Había una cámara de seguridad apuntando en su dirección.

No señor, el precio no incluye compañia femenina, ni la mía ni la de nadie mas.

No señor, el recepcionista no acudirá mas rapido a su llamada si da usted patadas a la puerta principal del hotel a las 4 de la madrugada, pero la policia local si.

Ojalá me lo inventara, pero no tengo tanta imaginación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.