Mi bota

Así se me quedó la cara cuando recibí mi paquete del intercambio. No me lo esperaba tan pronto, ni por esos medios. Pero cuando nuestra Toñi entra en escena todo puede ocurrir. Ofició de hada madrina una vez mas, consiguiendo sorprenderme lo indecible. Hasta tenía la cámara preparada para inmortalizar el momento. No Ana, no estaba posando.

La caja pertenecía a un juguete de su hijo. Y cada cosita venía amorosamente envuelta con papel de gnomos y etiquetada con instrucciones para su uso posterior.
Mi sorprendedora de allende los mares trabajó duro y con primor, y obtuvo el efecto deseado. Aun sigo con la boca abierta y expresión alelada. Como me ha mimado por favor!!! Te, galletitas, alfajores, mermelada, velas aromáticas, gel de baño. L también te da las gracias 🙂
Pero la bota…, que pedazo de bota. La tengo colgada en la pared y no me canso de mirarla. Ella me dice que el bies no le quedó bien. Pero es perfecto. Así la gente me cree cuando les digo que alguien la hizo para mi. De lo contrario pensarían, y con razón, que la he comprado y que me salió carisima.Miles de gracias Dacilay, estoy orgullosisima de haber sido tu sorprendida.

La sorpresa no fue solo para mí. Dos personas mas tuvieron ese dia, y sin saberlo, su bota del intercambio. Gracias a nuestra hada madrina por su tiempo y su dedicación. O como diria Lo, por currarselo a muerte 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.