Por si eramos pocos

Ayer me aparece la horma del zapato. Vale que hacia mucho calor, la calima últimamente me tiene algo agobiada, a mi y a todos los canarios. Vale que el buen señor tenía prisa, lo entiendo perfectamente, a veces yo también tengo prisa.

Pero hay cosas que no puedes hacer, como por ejemplo aparecer sin reserva, querer una habitación para ya, exigir un tipo y numero de habitación concreto, y ante la lógica respuesta de que no hay disponibilidad, cabrearte y montar el pollo, y acusar al recepcionista de racista.

¡¡Que excusa tan oportuna, tan fácil, HOMBRE YA!!

Usea, que si la habitación porrocientosdiez estaba ocupada en el día de ayer no es porque un cliente cordobes llegó dos días antes para ocuparla, ni porque estemos al 95% de ocupación por el bendito derbi, fue porque yo adiviné que este señor vendría y me anticipe en venderla con el único objetivo de fastidiarle el día.

Si es que soy muy mala persona, y todo el que me conoce sabe lo increíblemente corta de miras y llena de prejuicios que soy. Especialmente viviendo en Canarias, lugar que no se ha visto a un turista en la vida. Si es que, en fin, por lo menos yo no le vendo el pan, cualquiera le dice que se ha acabado….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.