Tejiendo pa la calle

Cuando era pequeña mi abuela Camila me hablaba de su época de costurera. Ella me contaba que «cosía pa la calle» y que la gente le hacía muchos encargos cuando se aproximaban las fiestas del pueblo, ya que era tradición estrenar ropa nueva. Si Camilita supiera lo mucho que me he acordado de ella estos.


Todo empezó como una idea para mis clases de punto, enseñar a mis alumnas como usar las agujas de doble punta para tejer gorros o boinas para toda la familia. Tejí dos modelos, una boina y un cloche, con Katia Perú en gris. No tienen patrón todavía, fueron totalmente improvisados. Lo cierto es que los enseñé en el Palacio y, sorpresa, gustaron un montón. Y empezaron a llegar los encargos, en su mayoría de clientas de la tienda.

A estos gorros les siguieron otros, en otras calidades de lana, pero repitiendo modelo. La suerte quiso que solamente le haya podido hacer fotos a los dos primeros y al penúltimo.

Como veis son muy sencillitos de hacer. Y me ha venido bien, no solo económicamente. También me ha dado la oportunidad de simplificar los diseños con el fin de facilitarme la tarea a la hora de enseñarlos 🙂

También tejí mitones. La persona que me los encargó quería algo para uso diario, sencillos y prácticos pero femeninos. Me basé en el patrón de los Reading mitts, pero al final hice lo que me dio la gana. Me gusta el resultado, y no soy la única (tengo otro par en las agujas)

Lo que son las cosas, parece que estoy recuperando el negocio familiar. Va a ser cierto eso de que crisis significa oportunidad 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.