Terminado


El patrón, sencillo. La puntada, lo suficientemente complicada como para que no te aburras tejiendola, y visualmente impactante. El cierre no es de mi joyero favorito, pero salió de mi joyero. Lleva conmigo unos veinte años, desde el instituto. Estaba oxidado y bastante feo, pero nada que no se arregle con un cepillo de hierro y un poco de ketchup 🙂

EDITADO: Vaaale, expliquemos lo del ketchup. Se usa para quitar el óxido de metales como el latón o el cobre. Cubres la partes oxidadas con una capa ligera de ketchup durante un rato. Despues le das varias pasadas con el cepillo metálico. Y listo. Brillante hasta la próxima vez 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.