Tiñendo en la isla

El jueves pasado nos fuimos a casa de Lamone a recibir una lección magistral en el arte de teñir. Su amiga Christine, una erudita en el sutíl arte de teñir telas, estaba de visita, e hicimos todo lo posible por exprimir al máximo sus conocimientos. Para ella fue una experiencia nueva teñir lanas. Y por la actividad de lamone en las últimas semanas se puede ver que le sacó muchisimo partido a las enseñanzas de Christine. Usamos tintes quimicos, pero son aplicables los colores para teñir huevos de Pascua, y podría asegurar que hasta los tintes del super se pueden usar con buenos resultados. Ademas, me ha llegado el soplo de que cierta persona está experimentando con cochinilla…


Teñí dos madejas de seda india y dos de algodón rústico de Katia. La seda absorbió el color mucho mas deprisa que el algodón, , y las tonalidades no variaron demasiado una vez terminado el proceso

Cuando acabamos de aplicar el color, las madejas fueron horneadas durante media hora con el fin de fijar el color. Posteriomente aclaramos cada una de ellas con abundante agua fria.Las madejas secandose al sol…
Estos son los colores ya secos. Lamentablemente el algodón perdió bastante color, y tendrá que ser teñido de nuevo, pero la seda ha quedado bellisima

Birgit, gracias por compartir a tu invitada con nosotras. Christine, gracias por compartir tus conocimientos con esta panda de locas 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.