Baño de burbujas

Yo: Hotel Tacatán Playa, buenos días 🙂
Ella. Si, hola, soy Pepi de la habitación tropecientos veintidós. Llamaba para
comentarte una cosita
Y. Dígame usted 
E: Verá, es que está cayendo agua del techo.
Y: Lamento mucho las molestias. Seguro que es el aire acondicionado, no es habitual, pero puede gotear si lleva muchas horas…
E: Es que es agua caliente con jabón…
Y: (QUEEEEEEEEE!?!?!?!) Vaya, eso si que es inusual, hmmm…., deme un par de minutos por favor, la volveré a llamar enseguida.

Varias llamadas frenéticas y una reubicación de clientes mas tarde llamamos a la puerta de la habitación chorrocientos veintidós, que como todos sabemos está justo encima de la tropecientos veintidós. Y nadie contesta.

A esas alturas ya me espero lo peor. Intento abrir la puerta, pero está cerrada por dentro.

Llamada a mantenimiento, se abre la puerta. El parqué está encharcado. La puerta del baño, cerrada.

Abrimos con cuidado la puerta del baño. Vemos que el grifo de la bañera está abierto y que el agua se sale a chorros. Vemos a un señor metido dentro de la bañera, con los ojos cerrados. Roncando.

OHHHDIOSSSSMIIIIIIOOOOOO!!!!!

El señor abre los ojos y ve a tres personas dentro de SU cuarto de baño, dentro de SU habitación de hotel. Y empieza a chillar como una niña.

Veinte minutos mas tarde logramos tranquilizar al hombre, y descubrimos dos cosas muy interesantes. Que está sordo como una tapia, y que es un solemne imbécil. Que nos quiere denunciar, pero que se lo pensará si no le pasamos la factura del parqué que destrozó. Un angelito. Un santo, UN PEAZO DE CABRON!!

Una cosa he aprendido, cuando un señor de cierta edad en bolas y chorreando en agua y espumita de baño te grita hasta casi quedarse afónico, mas que amenazante resulta patético, y muy ridículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.