Bloqueos y discrepancias creativas

Desde que aprendí a tejer con fundamento, aprendí las grandes ventajas de un buen bloqueo, especialmente cuando se trata de prendas de punto con diseños calados. Y si la pieza está tejida con un hilo muy fino, el bloqueo resulta imprescindible. Todo esto, claro está, en mi humilde opinión.

Pero claro, hay quien sostiene que bloquear una prenda de punto es del todo innecesario. Una perdida de tiempo y energías. Y mas si usas lanas buenas, que con un agüita y una planchita por el revés ya quedan estupendas.

Y claro, a una la han enseñado a respetar a sus mayores, a ser educada y escuchar con atención porque oye, podrías aprender algo valioso. Claro que eso no implica que ese ser impartidor de perlas de sabiduría tenga razón, o sepa de que habla.

En fin, que la buena mujer me inspiró, y decidí darme un homenaje, y de paso comprobar la flexibilidad de una suri ma-ra-vi-llo-sa.

Pongamos como ejemplo la prenda de las imágenes. Antes de bloquear estaba arrugadita y fofa que no le entraría ni a una muñeca repollo.

Pero tras un encuentro breve aunque apasionado con unas varillas de de acero, y unos cuantos alfileres colocados estratégicamente…

…el resultado salta la vista. 

El punto calado se ve con claridad, la pieza ha crecido un montón, el hilo es mucho más suave y esponjoso…, para que seguir! Está claro que bloquear la pieza resulta imprescindible.

 
Aún no tengo patrón para esta preciosidad. Lo tengo en tareas pendientes 🙂 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.