Elefantes

Este Elijah ya lleva algún tiempo siendo babeado por un precioso pequeñín sin dientes. Lo de las orejas rosa fue un detalle de última hora. Ya se que es para un niño, y que los niños y el rosa son incompatibles en ciertos círculos. Pero tendríais que haber visto el entusiasmo con que lo agarró el crío. Ese contraste entre amarillo pollo y rosa oscuro fue determinante. Allí los dejé a los dos, la mar de felices, y babosos.
Usé un ovillo de acrílico marca El Corte que compré hace…., puffff, ni me acuerdo ya. El de las orejas es Stop México. La cara que se le puso a las señoras de la mercería cuando les dije para que lo quería!! Hasta me discutieron!! Gracias a Pino, la propietaria, que ya me conoce y sabe lo friki que puedo llegar a ser 🙂


S1: Pero eso es para un suéter, verdad?
Y: No señora, para un elefante.
S2: UN ELEFANTE??? Y eso como es?
Y: Un elefante, ya sabe, un bicho enorme con grandes orejas y trompa.
S1: Ya, pero en un suéter.
Y: No, es un muñeco, con sus orejas, su trompa y sus cuatro patas.
S1: Si…., pero eso es un suéter con un elefante delante, o en un lado
Y: (Y dale con el suéter de los…) Noooo, es un elefaaaante, un muñequito (Juntamos manos a una altura de 35cm), con sus orejitas (Manos a las orejas), su trooompa (Manos a la nariz en movimientos elongatorios) y sus cuaaatro paaatas (Manos simulando una marcha de hormigas.)
S1 y S2: ????
Pino: Ahhh yaa!!! Un muñeco!!! Me lo tienes que traer para verlo.
S1 y S2: Hmmmmpf!!
Y: Este es para un regalo, yo le traigo el próximo para que lo vea.

No se yo si aún me estén esperando 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.